Tips para un voluntario que viaja en avión por primera vez

Tips para un voluntario que viaja en avión por primera vez

Si eres un voluntario valiente que ha decidido embarcarse en la maravillosa aventura que representa hacer voluntariado internacional, y debe tomar un avión, aunque nunca lo haya hecho, estos son los consejos para ti. Arriesgarte a hacer cosas que nunca antes habías hecho por ayudar a alguien más o a una comunidad que lo necesite dice mucho de ti, y es un gran comienzo para las vivencias que vivirás en los próximos días. ¡No te desanimes! Te vienen cosas muy bonitas.

Recuerda que, como todo viaje, el voluntariado también necesita de cierta planificación previa. Por eso, es bueno siempre destacar que serás voluntario y por lo tanto, irás a trabajar, no a vacacionar. Prepárate para ello, comenzando con un equipaje liviano en el que lleves nada más que lo indispensable. De igual manera, organiza bien tu documentación para evitar cualquier inconveniente tanto en el aeropuerto como en el lugar donde llegarás. ¡Y abre tu mente! Vive el voluntariado, porque es una oportunidad única para ti.

Consejos para los voluntarios novatos en viajes largos

  • Antes de salir: Asegúrate de tener toda la documentación en regla. Un buen consejo que podrías considerar es dejar una copia de todos tus papeles a alguien cercano que se quede en casa, para que pueda ayudarte desde la distancia si es necesario. / voluntariado internacional

    Prepara un equipaje liviano. Asegúrate de no estar llenando espacio con cosas innecesarias, como mudas de ropa que posiblemente no usarás. Llévate lo estrictamente necesario, pues lo mejor será que viajes con la menor cantidad de cosas posibles. Los objetos de valor guárdalos en algún lugar de fácil acceso y que puedas tener contigo siempre. Intenta llevar poco equipaje; con un bolso o una maleta, o una maleta y un bolso de mano vas más que bien.

    Conoce la cultura y el lugar de tu destino. Así, no llegarás tan perdido y podrás adaptarte mucho mejor a todo lo que te rodea.

  • Durante el viaje: siempre ten a mano tu pasaporte. Es fundamental, porque ese será el documento que te identificará a donde quiera que vayas. Es ahora tu carnet de identificación, lo que te reconoce como ciudadano de alguna parte del mundo, con derechos y deberes que deben ser respetados y cumplidos. ¡No lo pierdas!

    Presta mucha atención a los consejos de seguridad de los tripulantes. ¡No te sientas nervioso! Es normal, pues es tu primer vuelo. Si te sientes mal, no dudes en comunicarte con alguna de las azafatas, quienes seguramente no tardaran en socorrerte.

    Como recordatorio, al despegar, algunas personas suelen sentir que se les tapa los oídos y puede que hasta algo de vértigo. Para evitarlo, puedes mascar chicle, llevar unos tapones de oídos o, simplemente, respirar profundamente y entender que todo pasará en un instante y que estás bien. Recuerda que los aviones son de los medios de transportes más seguros del mundo.

Los voluntarios al llegar

Al aterrizar en tu lugar de destino, lo primero que debes hacer es ponerte en contacto con la organización o el grupo con el que has viajado. Mantente siempre con ellos y deja que te guíen, pues, probablemente conocerán mucho más que tú la zona y ya tendrán experiencia en todo esto.

¡No te desanimes! Viajar en avión es una cosa muy sencilla luego de que le agarras la práctica. Piensa en toda la experiencia que estarás ganando y te prometemos que los nervios se te pasaran.